DEPO-PROVERA: LA PESADILLA DE UNA MUJER Y SU FAMILIA

LORENA SAHAGUN

Con mucha alegría tuvimos nuestro primer hijo Adriancito, en noviembre de 1993. Después de él, decidimos que aunque la iglesia católica no permitía el anticonceptivo en el matrimonio, por causa de nuestra situación económica teníamos que considerar la planificación familiar.

Con ésto en mente, fuimos al hospital Kaiser para considerar todos los métodos anticonceptivos que habían disponibles. Pensamos como era un hospital prestigioso ([[exclamdown]]pensábamos!), que íbamos a recibir toda la información necesaria para poder escoger un método apropriado para mi salud y mi familia en total. Lo que nos dieron fue una lista de diferentes anticonceptivos y de esa lista nos recomendaron el Depo-Provera. Decidimos que éste era el método apropiado para nuestra planificación familiar ya que era fácil (1 inyección cada 3 meses), y porque según nosotros no íbamos a tener ninguna complicación.

La primera inyección fue después de mi primer niño. [[exclamdown]]Nunca pensé que íbamos a pasar por una gran pesadilla! Me empecé a sentir muy mal. Emocionalmente no consentía nada, todo me molestaba y lloraba muchísimo. Me deprimía tanto que llegué a sentir que yo no valía nada y que era una esposa terrible. Físicamente engordé 40 libras, que claro aumentaron mi depresión. Lo único bueno de todo era que mi esposo me respaldaba mucho y siempre me consolaba. Sin él, no sé lo que hubiera hecho.

Un día le conté a mi cuñada que usaba el Depo-Provera - ella puso el grito en el cielo. A consecuencia, mi cuñada me contó de todos los efectos malos que tenía el anticonceptivo y nos mandó información detallada de parte de la Organización Nacional de la Salud de la Mujer Latina.

Al enterarnos de los efectos, mi esposo y yo nos asustamos mucho y también nos dio mucho coraje. [[exclamdown]]El Kaiser nunca nos había dado esta información! Gracias a Dios ahora sabemos que mis síntomas estaban relacionadoss con el Depo-Provera y especialmente que yo no estaba loca.

En mayo me tocaba la siguiente inyección, pero no la tomé. Ahora, todavía no me llega mi regla regularmente, (es mas, no me llegó durante 5 meses), frecuentemente me duelen los ovarios y también se me cae mucho el pelo. [[exclamdown]]Imagínense! Pero lo bueno es que ya perdí mas de 20 libras y sé que mi cuerpo se está estabilizando poco a poco.

Les recomiendo que antes de empezar algo, exijan toda la información posible para poder hacer decisiones buenas. [[questiondown]]De que vale cuidarse, si uno va a ser infeliz?

DEPO-PROVERA

[[questiondown]]Qué es Depo-Provera?

Depo-Provera es una hormona femenina sintética, (projestin) manufacturada por la compañía multinacional de medicinas Upjohn. Es un anticonceptivo que se le inyecta a la mujer y es eficaz por tres meses. Es normalmente conocido como "la inyección." Se diseñó originalmente durante los últimos años de la década de 1950 en Brasil, con el propósito de suspender los partos prematuros y los abortos accidentales. Aunque no dió resultado en su propósito original, se descubrió que la medicina volvía temporalmente estériles a las mujeres.

Síntoma Secundarios

Hoy se reconoce que Depo-Provera sigue siendo una medicamento riesgoso. Aún no se sabe cuales pueden ser sus efectos secundarios a largo plazo. No se sabe cómo afectaría al bebé que toma leche de pecho de una madre que anteriormente haya recibido el tratamiento. Si una mujer reacciona mal a la inyección, no hay nada que se pueda hacer porque aún no existe antídoto.

Aunque el efecto de la inyección dura tres meses, puede persistir dentro del sistema femenino hasta nueve meses.

Otros estudios indican lo siguiente:

aumenta el riesgo de cáncer en los senos y cáncer en el cuello del útero

aumenta el riesgo de defectos de nacimiento y de bebés con peso bajo cuando son resultado de un embarazo accidental.

disminución de la densidad ósea aumentando la posibilidad de la osteoporosis.

las mujeres pueden quedar estériles por uno o dos años al descontinuar su uso.

puede causar esterilidad permanente.

la mitad de las mujeres que lo usan adquieren amenorrea (ausencia de menstruación) después de usarla durante un año.

Otros síntomas secundarios incluyen: depresión, cambios de humor radicales, irritabilidad, menstruación irregular persistente, pérdida del deseo sexual, aumento de peso -hasta 30 o 40 libras, dolores de cabeza, dolores e hinchazón abdominal, dolor o adormecimiento en las piernas, coágulos de sangre en los pulmones y senos adoloridos. [[questiondown]]Cómo influyen éstos efectos secundarios en la vida de una mujer que ya vive bajo condiciones angustiosas,deprimentes u opresivas? Se puede decir que cualquiera de estas condiciones, podría llevarla al extremo. Las mujeres latinas, las de raza negra y las mujeres pobres, son más propensas a enfermedades como la diabetes y la presión alta, y el aumento de peso podría gravemente afectar su salud. La depresión en la vida de una mujer que ya sufre de depresión, puede ser una seria amenaza a su vida. El proceso por el cual la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) aprueba el uso de medicinas, no toma en consideración como puede afectar la calidad de vida de las mujeres, ni considera seriamente las quejas y demandas de las mujeres.

Historia del Depo-Provera

La compañía Upjohn solicitó a la FDA aprobación del DepoProvera como uso anticonceptivo en el año 1978 y en 1984.

En ambas ocasiones la FDA se negó a aprobarla. Se dieron las siguientes razones: se indicaba que la medicina estaba relacionada con el cáncer en los senos, no se habían hecho estudios sobre los efectos a largo plazo y ninguno de los estudios determinaron que el Depo-Provera fuera seguro.

La FDA no aprobó el Depo-Provera en 1978 y 1984, pero la droga continuó disponible. Es significativo que los experimentos de la droga se hicieran con mujeres del tercer mundo y con mujeres pobres en los Estados Unidos antes de que la medicina fuera probada en animales. Como ha sido la práctica en los Estados Unidos, con medicinas o productos que no son aceptables o seguros, Depo-Provera fue distribuidá a nivel mundial y hoy día es usada por más de 5 millones de mujeres en 90 paises.

Información Actualizada

El día 29 de octubre de 1992, la FDA aprobó el uso de DepoProvera como medicamento anticonceptivo. Nada sobre los efectos ha cambiado.

Entonces, [[questiondown]]por qué se aprobó ahora? Los estudios continúan demostrando que la medicina aumenta el riesgo de cáncer.

Durante las audiencias de junio de 1992, representantes y defensores de los intereses y salud de la mujer, únicamente recibieron un par de minutos para presentar sus casos. A la compañía Upjohn, quien se beneficia en grande por la aprobación, sin embargo, se le dieron varias horas para que presentara su testimonio. Hay algo seriamente erróneo en este desequilibrio. No había representación de la mujer latina dentro del comité que recomendó unánimamente la aprobación del Depo-Provera. No tenían la historia ni información sobre la mujer latina, de la mujer indígena norteamericana, de la mujer negra, asiática o de las Islas del Pacífico, ni de la mujer que vive en la pobreza. No tienen idea cual es la realidad de la mujer decoloro de la mujer pobre; sin embargo, ellos tomaron la decisión por todas las mujeres.

Controversias

Hay muchos que dicen querer darle "más alternativas de anticonceptivos a la mujer" y retan la postura de la Organización Nacional de la Salud de la Mujer Latina, porque se dice que las mujeres de países latinoamericanos y asiáticos están pidiendo que se les proporcione Depo-Provera. La organización se pregunta si a estas mujeres se les han proporcionado toda la información sobre la medicina y sus efectos secundarios para poder tomar una decisión apropiada y sana para ellas mismas. [[questiondown]]Acaso se les presentaron otras opciones? En los países de Latinoamérica, muchas de las medicinas se pueden comprar sin receta médica. Muchos farmacéuticos no recomiendan el uso del Depo-Provera debido a los efectos secundarios y de largo plazo. Existen varias clínicas y departamentos de salud en estos países que no aprueban el uso de Depo-Provera.

La ONSML se preocupa por las posibilidades de abuso de la medicina. Al igual que las instituciones de salud, judiciales, legislativas y legales intentan imponer el uso obligatorio y punitivo de la medicina Norplant, también lo intentarán con Depo-Provera. Las mujers pobres, de color y de otros grupos específicos serán el blanco. Representantes de las organizaciones de salud de la mujer y de mujeres de color deben ser incluidas en el cuerpo que hacen las decisiones en la FDA. Debemos asociarnos en el desarrollo y aprobación de medicamentos, de terapias y tecnologías que afectan especialmente a la mujer. Exigimos métodos anticonceptivos sanos, seguros, que se centren en la mujer y controlados por ella misma y no que estén bajo el dominio y control de las compañías farmaceúticas, del FDA o los legisladores, ya que no saben ni lo mas elemental sobre las necesidades de salud de la mujer.

Depo-Provera, Norplant y otros métodos anticonceptivos se han diseñado con el propósito de controlar la población y los derechos reproductivos de ciertos grupos de mujeres. Exigimos que se diseñen métodos anticonceptivos PARA MUJERES, para tener mayor control en nuestras vidas reproductivas. Esto no es pedir mucho, es una exigencia sana y lógica.

La ONSML ya ha tomado pasos decisivos en esta dirección:

circula peticiones conduce forums para hablar sobre la moratoria del Depo-Provera y presenta información en reuniones con la Oficina de Planeación Familiar, con la de Planeación de Familias, directores de clínicas, proveedores en el cuidado de la salud y de la comunidad en general. El mensaje es que debemos dejar de aceptar todo lo que la FDA nos quiere inculcar. DEBEMOS DECIR NO... YA BASTA. No podemos olvidar que la FDA aprobo el DES, el armazón Dalkon y los implantes de seno.

la ONSML se ha unido a otras organizaciones para demandar la moratoria: El Proyecto Nacional de Salud de La Mujera Negra, el Centro de Recursos de Educación de Salud de la Mujer Nativa Americana del Sur de Dakota, la Mesa Redonda Latina Sobre Salud y Derechos Reproductivos en Nueva York y la Red Nacional de Salud de la Mujer en Washington D.C. Nuestro mensaje está en nuestros boletines nacionales, en envíos por correos, en entrevistas con los medios y en artículos.

ya nos hemos reunido con David Kessler, el Comisionado de la FDA para hacerle saber nuestras preocupaciones. Se ha comprometido a verificar los abusos que se cometen y le hemos apremiado con dureza a que utilice sus influencias con la compañía UpJohn para que realice mas investigaciones y elabore un registro sobre efectos secundarios y abusos. La ONSML está conduciendo una campaña de peticiones llamando por un aplazamiento del Depo-Provera. La organización, Mujeres Contra el Imperialismo, también se ha dedicado profundamente a esta campaña. Las primeras mil peticiones firmadas se presentaron a David Kessler, el Comisionado de la FDA, en una junta el primero de noviembre de 1994.